martes, junio 19, 2012

Oliver Blanco: Fraude en Proceso


En la historia de la humanidad, los acontecimientos sociales que han permitido el fin de regímenes dictatoriales o autoritarios, van marcados por un proceso de protesta no violenta o denuncia, pero sobre todo de deslegitimación de los personajes e instituciones que encabezan y dirigen dichos regímenes. En la medida que eso no se haga en nuestro país, caeremos en el terreno de un régimen que nos mantiene encerrados en un circulo vicioso en el que estamos chantajeados por la posible matriz de opinión que se genere contra nosotros desde su poderoso aparato de propaganda.

El conjunto de irregularidades repetidas en una empresa pública, privada o en una entidad financiera, conlleva directamente a una sola palabra: fraude. A eso estamos enfrentados y las irregularidades llevan 14 años invadiendonos.

En general, nuestra dirigencia se concentra en legitimar y auspiciar al CNE, igualmente lo presentan como si fuera el único poder independiente, cosa que pone a cualquiera a pensar: Si controlan y manipulan todos los poderes, por qué no completar y mantener la fiesta con el aval del poder electoral?

Pero mucho peor, esta legitimación nos pone en circunstancias muy peligrosas ante la comunidad internacional, que cuando la necesitemos, no sabrá si creer en un gobierno mentiroso o en una oposición titubeante.

Un fraude no es un hecho puntual, es un proceso que comienza a ejecutarse con el ventajismo grosero que representa a Hugo Chávez, que convaleciente,  pudo asistir a inscribirse con una lista de privilegios que no tuvo nuestro candidato. Se evidencia al ver cómo desde tribunales y desde el propio poder electoral, se roban y adjudican tarjetas electorales a la candidatura oficial, se diseñan leyes como la de los circuitos electorales de 2009 o se sustituye la observación internacional por un acompañamiento internacional limitado y muchas veces cómplice. Disponer milicianos a proteger el proceso,  o generar la incómoda situación que resulta poder ejercer el voto desde el exterior es parte también del fraude, aunque para la rectora D´Amelio del CNE la situación de Miami también sea culpa del imperio.

Y es que el fraude final ya está en proceso, y digo final, porque a diferencia de nosotros, el régimen ha entendido muy bien que esta elección es un proceso de ruptura, en la cual o rescatamos Venezuela para rehacer las instituciones o ellos pasan el punto sin retorno y acaban con todo para convertir en permanente el secuestro a nuestro país.  Para aclarar dudas, ellos ni tienen previsto coexistir con nosotros ni nos ven como una fuerza que deba ser especialmente considerada.

Muchas veces los políticos subestiman la inteligencia de nuestros ciudadanos, que pese a todo, han mirado con natural temor los procesos electorales en Venezuela y ya no van a dejar de votar por saberlo, sino mas bien esperan una dirigencia responsable que se identifique con sus dudas y se ponga de su lado, que admita el peligro que corremos y prepare al país para defender la elección no solo en los centros electorales, sino en las calles de ser necesario. Podemos tener el mejor candidato, el más popular y enérgico y todos queremos hacerlo Presidente, pero el régimen se juega su propia supervivencia y esta vez, es capaz de todo.


Oliver Blanco: Fraude en Proceso

No hay comentarios: