martes, septiembre 13, 2016

TIC's y Derechos Humanos: No cualquier transición

No cualquier transición

Por Luis Manuel Aguana

¿Cómo se le puede decir a un pueblo que pasa hambre que la comida no es suficiente? ¿Cómo puedes convencer a la gente que aunque los estantes de los supermercados estén repletos después de caer el gobierno, para poder garantizar que sigan así es necesario hacer cambios que van más allá de satisfacer las necesidades inmediatas?

Después que Maduro se vaya –y tengan la seguridad que se irá- deberemos acometer los profundos cambios que el país requiere para reconstruirlo. Y nos necesitaremos todos y de todos los colores, reconciliados y en paz. ¿Creen que ese es un pensamiento “comeflor”? Muchos pensarán que es así. Que debemos someter al “otro bando” y seguir haciendo lo mismo que se hacía antes de venir Chávez. Pero el país cambió. Ya no somos los mismos de 1998. Y el mundo también cambió, en especial ese mundo que nos garantizaba una renta petrolera de la cual vivir.

Estamos -y estaremos después de Maduro- en el peor de los mundos. Un mundo donde ya el paradigma planetario no apunta hacia la venta de materias primas, la nación y nuestra principal industria proveedora de todas las divisas, destruidas y endeudadas, la mitad del parque industrial inoperativo y lo que queda de él mermado y sin recursos, y lo peor, una población llena de expectativas hacia aquellos quienes resulten gobernantes después de Maduro.

Eso pone la lupa sobre la transición que el país necesita, no la que posiblemente tenga como consecuencia de la coyuntura política que resulte de las disputas de los partidos de la oposición oficial por alcanzar el Poder.

Hace unos meses hice referencia a que el país necesitaba una Constituyente distinta (ver “No cualquier Constituyente” http://ticsddhh.blogspot.com/2016/05/no-cualquier-constituyente.html) de aquella que podría provenir de acuerdos para llamarla desde los Poderes Constituidos, particularmente desde la Asamblea Nacional: …si la Constituyente es rehén de los partidos, sin la participación ciudadana, no tendremos nunca los cambios que requiere el país para que esa nueva Constitución sea el verdadero reflejo de las aspiraciones del pueblo venezolano, porque quedaría en manos de los jefes políticos de los partidos y no en las manos de los representantes legítimos del pueblo. Entonces necesitamos una Constituyente distinta a la que hemos tenido en el pasado, no cualquier Constituyente.

Es por esa razón que desde la Alianza Nacional Constituyente (http://ancoficial.blogspot.com/) siempre repetimos que haya o no Referendo Revocatorio el llamado a una Asamblea Nacional Constituyente constituye un imperativo para poder reordenar al país a través de la instauración de un nuevo Pacto Social desde las bases mismas de la sociedad venezolana, que conjuntamente con los partidos políticos, garanticen la gobernabilidad durante una transición debatida y definida desde la misma Asamblea Nacional Constituyente.

Eso le daría indiscutiblemente un piso político a cualquier gobierno de transición que venga luego de la presidencia de Nicolás Maduro. Si esa transición no nace desde una Asamblea Nacional Constituyente, esta deberá ser convocada desde el mismo momento de un cambio de gobierno, ya bien sea que este nazca a partir de un remoto Referendo Revocatorio, o bien a partir de la renuncia del Presidente o incluso de un golpe de Estado. El próximo mandatario deberá llamar al Constituyente, no porque quiera sino porque su sostenibilidad dependerá de eso.

Tan conscientes están en la MUD de la necesaria gobernabilidad futura del país que el actual Presidente de UNT, Enrique Márquez, habla de garantizarla con un dialogo, pero con los delincuentes que nos desgobiernan, asegurándoles su supervivencia: “Nosotros estamos seguros que la transición política de Venezuela está en marcha, que a lo mejor ni la oposición, ni el Gobierno lo han sabido llevar para acelerar ese proceso, sino que lo hemos venido frenando, la oposición quiere acelerarlo pero por un camino, en mi opinión, equivocado, que es aniquilar al Gobierno; el canal más lento pero más seguro es tratar de entenderse con el Gobierno, para poder empezar a pasar cosas del estadio en que estamos al otro que queremos…” (ver Enrique Márquez en entrevista a Panorama enhttp://m.panorama.com.ve/movil/noticia.html?nota=/contenidos/2016/09/11/noticia_0007.html).

Si, coincidimos con Márquez que es necesaria la gobernabilidad futura del país pero el enfoque que intentan aplicar es inviable, creyendo que el tema se despacha dialogando con la gente que desarmó y atracó al país, y a quienes precisamente hay que poner a la orden de los tribunales de justicia una vez concluida esta tragedia. Pero quieren ser gobierno primero y para eso prefieren negociar con el diablo. Y allí es donde se topan con los delincuentes que nos desgobiernan que no se lo pueden permitir por razones obvias. Resultado: juego trancado. Nadie gana y perdemos todos.

Hemos insistido que la mejor ruta para evitar precisamente eso es la convocatoria misma del pueblo desde sus bases, esto es, una Constituyente de carácter Originario (Artículos 347 y 348) ya que no solo nos ahorraríamos un Referendo que solo cambia al Poder Ejecutivo, sino que discutiríamos al país desde las bases, sus profundos problemas y sus grandes soluciones, sustituyendo todos los poderes del Estado. Y eso no se haría solamente desde el partido que llegue al poder sino desde todos sectores del país, de todos los colores, legítimamente representados en una Asamblea Nacional Constituyente. Y esa misma Asamblea nombraría en consenso a un Gobierno de Transición como primer acto oficial luego de juramentarse.

Si un hipotético nuevo gobierno “democrático” que surja de elecciones luego de un supuesto Referendo Revocatorio, o de la renuncia del Ilegítimo, no convoca a un nuevo Pacto Social en una Constituyente que le garantice estabilidad, los problemas se agravarán exponencialmente y su fragilidad será la misma o peor que la que tiene ahora Maduro.

¿Y por qué? Porque un país no puede funcionar por la imposición de una parte sobre la otra, como hizo Chávez en 1999. El 6D-2015, 5,6M de personas votaron por el oficialismo. Supóngase que 2M de ellos fueron empleados públicos obligados. Aun quedarían 3,6M de personas, suficiente paja seca para incendiar al país, en especial porque los problemas que nos estarían dejando los delincuentes que se irán no se van a resolver de la noche a la mañana, en especial sin la cooperación de todo el mundo.

Si la oposición cree que lo que paso aquí fue solamente un pésimo gobierno y no se llega a un Pacto Social que nos incluya a todos, discutido en el escenario político por excelencia como lo es una Asamblea Nacional Constituyente, entonces no entendieron nada de lo que pasó en Venezuela en estos últimos 18 años, y tendremos a otro Chávez a la vuelta de la esquina. Recuérdese el regreso triunfal de Daniel Ortega en Nicaragua.

En consecuencia no podemos darnos el lujo de llamar “transición” a cualquier gobierno opositor que surja luego de revocar a Maduro o de su renuncia por cualquier circunstancia, o ni siquiera de un golpe de Estado. Eso a lo sumo solo sería el inicio del cambio, si sobre quienes recayó esa responsabilidad lo entienden así. El Gobierno de Transición que requiere y necesita Venezuela debe surgir del seno de una Asamblea Nacional Constituyente.

Si la contabilidad política de los partidos insiste en negarle a Venezuela una oportunidad para discutir un Pacto Social incluyente, nunca saldremos de esta lamentable manera de hacer política. Iremos inestablemente de mandamás en mandamás -militares incluidos- en una transición interminable hasta que la dirigencia política entienda y aprenda que no es suficiente con ponerle la mano al “coroto”, sino pensar con sentido de transcendencia. Si ellos no lo han entendido, pienso que el pueblo si lo entiende, al menos de una manera intuitiva. Entonces es al pueblo a quien le toca decidir si se conforman con cualquier transición que signifique pan para hoy y hambre para mañana.

Caracas, 12 de Septiembre de 2016

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana

TIC's y Derechos Humanos: No cualquier transición: Por Luis Manuel Aguana ¿Cómo se le puede decir a un pueblo que pasa hambre que la comida no es suficiente? ¿Cómo puedes convencer...

jueves, septiembre 18, 2014

Laureano Márquez trae a Holanda su monólogo “Sit Down”


Tras superar todos los desafíos que implican salir de Venezuela en estos tiempos de revolución, el politólogo y humorista venezolano Laureano Márquez, alista para llegar a Holanda para hacer reír al público con sus inteligentes comentarios sobre la realidad venezolana.

Sit Down es el monólogo que trae por primera vez al  país de los canales, quesos y molinos para sentarse a regalar humor serio, el próximo sábado 04 de octubre a partir de las 20:30 horas (el show comienza a las 22:00 horas)

De la mano de la fundación Multicultureel Viva Venezuela, Márquez, nacido en España pero radicado en Venezuela desde que era un niño, mostrará una vez más su visión política y humorística del país que lo vio crecer.

"En Venezuela, cuando a uno le van a dar una mala noticia, siempre le preguntan si está sentado", ha dicho Laureano Márquez, quien decidió que esta vez no hará comedia de pie, sino que se sentará a mostrar, en tono de humor, las llamadas "malas nuevas" que aquejan a los habitantes de este país.
Seguro de que la comedia ayuda a comprender los sucesos a pesar de ser una sociedad contradictoria en la que cada quien viola las normas, el invitado de este 04 de octubre es, por sobre todas las situaciones, un hombre cargado de energía y ganas de un mejor mañana.

Así lo confirma en cada presentación, tal y como lo hizo durante su participación en el Stand up sin fronteras del canal Comedy Central, donde aseguró que "necesitamos encontrarnos en el humor, en la risa y en la posibilidad de ser mejores y tener esperanza; esa que se construye y que nos invita a esperar un mundo mejor (...) podemos y tenemos la capacidad de construirlo".

De toda esta esperanza podrán contagiarse todos los venezolanos y amigos de Venezuela gracias al hilarante guión de quien ha basado su carrera en exitosas piezas teatrales como La Reconstituyente, Laureamor y Emidilio (junto a Emilio Lovera), además de los libros Se sufre pero se goza, El código bochinche y Amorcito corazón.

Laureano Márquez, quien además fue libretista y actor de Radio Rochela, el programa cómico que durante años unió a la familia venezolana frente a la pantalla de RCTV, viene seguro de que la risa es ejercicio del alma para la bondad, por lo que hará reír a todos los presentes con su humor inteligente.

Para información sobre venta de boletos, el público puede comunicarse al teléfono 06-34614201.


sábado, marzo 22, 2014

Urgent action on situation of human rights in Venezuela

Member organizations of Foro por la Vida, together with other Venezuelan organizations, in light of serious violations of human rights in Venezuela.

We, the undersigned organizations, given the worsening of the Venezuelan situation resulting from violence, misinformation, arbitrary detentions and other major violations of human rights that have occurred in the month of February 2014 make a call for urgent action in support of the observance of human rights, justice and peace in Venezuela.

The events taking place in Venezuela showcase the deterioration of public institutions to effectively arbitrate the diversity of political positions that exist in the country. In light of this situation it is important that various sectors of the national and international community take a stand to challenge human rights violations, calling for an independent investigation, requesting the cessation of repression and the opening of genuine dialogue.

Criminalization of protests

Students and other social sectors of Venezuelan society have convened and conducted peaceful demonstrations throughout the month of February. Systematically, high-ranking public officials have disqualified these mobilizations and demonized sectors participating in them.
Disqualifying speeches are frequently featured in the National System of Public Media or through mandatory radio and television broadcasts. Acts of vandalism and street closures that have involved a minority of protesters —rejected by the organizers and broad sectors of Venezuelan society— are overexposed in such broadcasts. Thus, because some participants incur in violent acts, all participants and organizers of peaceful demonstrations have been disqualified as violent, as a justification for the authorities to widespread repressive responses.


Arbitrary detentions

Starting February 12, there were numerous arbitrary arrests in the context of demonstrations.  Protesters have been subjected to punishments that include torture and cruel, inhuman and degrading treatment. Detainees have been taken to places without minimum conditions to ensure their fundamental rights, lacking adequate ventilation, and have been denied access to lawyers or food supply by their family. Likewise, detainees have complained that officials had searched into their belongings, and particularly their electronic equipment, such as cameras and cell phones. Minors were kept in adult detention centers, in a context of severe repression and torture. Finally, there have been reports of detainees who have been severely beaten and sexually assaulted, as well as having had their personal property damaged.

State actions regarding these arbitrary arrests offer no guarantees of due process. The authorities have failed to properly report on the number of detainees, their identities and ages. Arrests in many cases exceeded the time limits established by law to be brought before a judge. Likewise, in some cases judges have threatened detainees with keeping them imprisoned, instead of on probation, if they requested forensic reports of attacks against them.

Freedom of expression
In this context, there is a restriction of the free flow of information in the Venezuelan media, and this leads many people to seek information through international news networks or social networks. Attacks and aggressions against journalists and reporters persist as well as blockings of websites, promoted by the Venezuelan authorities.

Traditional media refrain from publishing information about the demonstrations and violent and irregular situations, due to government pressure and fear of reprisals. Many journalists and reporters have been assaulted or attacked while covering violent events and repression from authorities. Most of the perpetrators of these attacks are police officers, members of the armed forces or pro-government armed groups.

Likewise, without due process, the Venezuelan Government ordered cable companies to take international news channels off from their programming, and as well blocked access to several websites, made it difficult to upload and send images through Twitter and created other restrictions within the internet. These policies lead to serious restrictions to freedom of expression and information, endangering people and impeding the exercise of their rights, with less and less space for expression and repressing critical voices.

Public order

The undersigned organizations of this Urgent Action recognize the State’s obligation to maintain public order, but we must remember firmly that this responsibility should be carried out in strict compliance with the Venezuelan Constitution and international standards in this matter. All in accordance with the Basic Principles on the Use of Force and Firearms by Law Enforcement Officials, adopted by the United Nations, and the landmark judgment in the Caracazo Case, dictated by the Inter-American Court of Human Rights which is binding for the VenezuelanState.

All measures for restoring order must be compatible with human rights and the principles of a democratic society. The VenezuelanState has a constitutional obligation to adjust its operational plans to control public order to reestablishing order, providing various means for differentiated use of force, maintaining independent functioning of the Judiciary, respecting and guaranteeing due process and providing judicial guarantees for all persons.  As well, it must implement crowd-control techniques that minimize the need to use force, employing methods of persuasion, negotiation and mediation, as well as complying with the constitutional ban on the use of firearms and toxic substances in controlling peaceful demonstrations, as is enshrined in Article 68 of the Venezuelan Constitution.

Paramilitarism

We express deep concern regarding repressive actions against the demonstrators by paramilitary pro-government groups. In some parts of Venezuela, these actions have been coordinated with the National Guard, the Bolivarian National Police and state police forces. A member of the Venezuelan human rights NGO Provea was a victim of kidnapping, beatings and death threats by these irregular organizations.

Some senior State officials, through their accounts on the social network Twitter, have encouraged the actions of such groups.  To date, President Nicolas Maduro has made no condemnation of those groups. Neither the Attorney General nor the Ombudswoman have questioned the actions of paramilitary groups that have helped to contain demonstrators, through tear gas and gun shots, even against family homes.

We recall that the State is responsible for violations of human rights when not taking adequate measures to prevent the actions of such armed groups and even more when their actions are executed with the cooperation of the authorities.

Situation of human rights defenders in Venezuela

The conditions under which human rights defenders carry out their work in Venezuela have deteriorated significantly. The Venezuelan State has failed to fulfill its obligations to provide the necessary means for human rights defenders to conduct their activities freely; to protect them when they are threatened, to prevent attacks on their lives and personal integrity; to refrain from imposing obstacles to the realization of their work, and to conduct serious and effective investigations regarding violations against them, preventing impunity.

When the political polarization in Venezuelan society is at peak levels, the attitude of the Venezuelan State towards NGO´s and human rights defenders changes: from neutralizing the actions of human rights defenders by adopting a defensive strategies against criticism from the sector, to the adoption of a clear policy of confrontation and public discrediting, which has caused serious consequences. Evidences of this change are public and notorious: holders of highest public office not only fail to recognize their work as human rights advocates, but also make serious allegations against organizations and human rights defenders, among them as traitors to the motherland.

Public Prosecutor and Ombudsman

Instances of violence and human rights violations that have occurred should be subject to a fair, serious and thorough investigation by an independent authority. In accordance with the Venezuelan Constitution this is a responsibility of the Public Ministry, chaired by the Attorney General’s Office. However, these investigations have not been carried out with due diligence, in violation of constitutional and international obligations of the State. Therefore, this conduct of the Attorney General amounts to a serious renunciation of her institutional functions.

Similarly, the Ombudswoman is responsible for the promotion, protection and monitoring of human rights. However, her performance has been directed at silencing human rights violations against government dissidents and to politically defend the arbitrary actions of the State´s security forces. Wherefore also in practice the Ombudswoman has severely declined to exercise her constitutional powers and duties.

State of Exception

Article 337 of the Venezuelan Constitution expressly provides that during states of exception guarantees enshrined in the Constitution may be temporarily suspended, except those relating to the right to life, prohibition of solitary confinement and torture, the right to due process, the right to information and other intangible rights. This means that there are a number of constitutional guarantees that under no alleged circumstance may be suspended. As it is impossible to suspend them during a state of exception, it is equally inadmissible to suspend the exercise of legal warrant actions.

States of exception correspond to objective situations of extreme gravity against which the ordinary means available to the State are insufficient to meet them. The Declaration of a State of Exception does not allow public authorities to act in disregard of the law, to which must adhere at all times. Therefore they must abide by the principles and obligations of proportionality, timeliness, and non-discrimination, and this declaration must be officially decreed because, otherwise, this would be a de facto State of Exception, inadmissible in a democratic state.

Dialogue

In the current Venezuelan crisis, with the unfortunate deaths of 12 people in the context of the recent demonstrations, and over 120 wounded by gunfire, we urge the Venezuelan Government to create minimum conditions that allow for a democratic solution to the conflict, which involves refraining from the criminalization of dissenting opinions, recognizing the social and political factors critics of the government, opening spaces for dialogue and ensuring the exercise of the right to peaceful demonstration.

We also urge opposition political leaders to strongly condemn the violence and to generate conditions favorable to establishing with the government a minimum agenda for a sincere and productive dialogue, in order to face the various problems affecting Venezuelan society today.

We therefore urge to write letters, press releases or communiqués:
  • Expressing concern at the criminalization of social protest, the systematic harassment of journalists and media, the actions of paramilitary groups and calling for guarantees necessary for an independent investigation of human rights violations;
  • Calling for the cessation of recurrent public insults against demonstrators by State officials and urging them to fulfill their obligation to guarantee the rights to freedom of assembly, expression, personal integrity and due process;
  • Urging the different sectors to establish mechanisms for a real dialogue that enables national understanding and the implementation of proper procedures to effectively investigate violations of human rights and to achieve justice in each case.
SEND MESSAGES BEFORE APRIL 1st TO:

President of Venezuela
Nicolás Maduro Moros
Final Avenida Urdaneta, Esq. De Bolero, Palacio de Miraflores Caracas, Distrito Capital Venezuela
Twitter: @NicolasMaduro
Greeting: Mr. President
Dear Mr. Presidente

Send copies to Venezuelan diplomatic representatives and to the Foreign Affairs Ministers in your country

Send copies to:

Foro por la Vida (Spokes group)
Bulevar Panteón, Puente Trinidad a Tienda Honda, Edif. Centro Plaza Las Mercedes, PB. Number 6 Phone numbers/fax: +58-212-862-1011 / 53.33 and 860-6669
Caracas, Venezuela
Email: voceria.foroporlavida@gmail.com

Organizations members of the Foro por la Vida who sign and promote this Urgent Action:

Acción Solidaria
ACCSI Acción Ciudadana Contra el SIDA
Caritas Los Teques
Centro de derechos humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (CDDHH UCAB)
Centro para la Paz y los Derechos Humanos -  Universidad Central de Venezuela
Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV)
Comité de Familiares de las Víctimas de los sucesos ocurridos entre el 27 de febrero y los primeros días de marzo de 1989 (Cofavic)
Espacio Público
Observatorio Venezolano de los Derechos Humanos de las Mujeres
Oficina de Derechos Humanos del Vicariato de Puerto Ayacucho
Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea)
Vicaría de Derechos Humanos de la Arquidiócesis de Caracas

Other organizations who sign and promote this Urgent Action:

ACOANA (Asociación Venezolana para la Conservación de Áreas Naturales)
Asamblea de Educación
Asociación Civil Banco del Libro
Cáritas Ciudad Bolívar
Cecodap
Centro de Investigación Social Formación y estudios de la mujer (CISFEM)
CESAP Asociación Civil
Ciudadanía activa
Civilis – Derechos Humanos
Comisión Venezolana del Servicio Social Internacional Centro Comunal Catia
Convite AC
Fenasopadres
Fuerza Ecológica Calabozo (Fecolca)
Fundación Aguaclara
Fundación CIIDER
Fundación de Derechos Humanos de Cumaná (INCIDE)
Grupo Social CESAP
Instituto Venezolano de Estudios Sociales y Políticos (Invesp)
Observatorio Venezolano de Prisiones
Sinergia
Transparencia Venezuela
Unión Vecinal para la Participación Ciudadana

viernes, marzo 21, 2014

Póster para imprimir Wereld Top S.O.S Venezuela

Ponemos a tu disposición, una serie de poster-afiches para que los descargues y los imprimas para la "Manifestación Wereld Top S.O.S Venezuela" del próximo 24M en La Haya. 

Recomendaciones: 
  • A la hora de mandar imprimir el poster, que sea como mínimo en A3 o A2. 
  • Utiliza como fondo y para reforzar el poster, un cartón plano.
  • Ajusta el panfleto ya listo a un listón de madera.. 

Si tienes otros diseños y los deseas compartirlos para que la gente los pueda imprimir, envía el arte a: info@vivavenezuela.eu  

Recuerda, los mensajes de las pancartas, deben estar dirigidos a los DDHH, democracia y libertad de expresión preferiblemente en idioma Inglés. Las pancartas con fotos de Estudiantes Asesinados, por favor, que sean fotos de cuando estaban vivos. Presentémoslos como héroes, NO como mártires.

Saludos cordiales y de ante mano, gracias.. 

Poster 1



Poster 2



Poster 3



Poster 4



Poster 5



Poster 6



Poster 7





viernes, mayo 24, 2013

Volantes “SOS Venezuela No se Rinde”


Amig@s,

Deseas llevar algunos volante para la concentración “SOS Venezuela No se Rinde” de este sábado 25 de mayo en Amsterdam? Aquí ponemos a tu disposición este diseño (4xA4). El volante es de doble cara, así que primero imprime la cara A y luego la B. Sí es copia, lleva el archivo en un USB a la tienda y ellos sacan las copias doble cara.. Recuerda cortar los volantes pues hay 4 por página.

Adjunto cara "A"..
Adjunto cara "B"..

#sosvenezuelanoserinde

martes, agosto 14, 2012

Una diplomacia marginal y dependiente


VICTOR RODRÍGUEZ C.

La diplomacia chavista se une otra vez al grupo marginal de gobiernos no precisamente caracterizados por su apego al orden jurídico internacional. Esos gobiernos, forajidos para muchos, ignoran los verdaderos intereses de los pueblos, en nombre de los cuales pretenden mostrarse como salvadores. En el caso de la guerra civil de Siria esos gobiernos se cuadran con el régimen criminal de Bashar al Assad que ataca violenta y sistemáticamente a la disidencia y a la población civil que legítimamente exige cambios y respeto de sus derechos.

La guerra civil en Siria es alarmante, en palabras de Kofi Annan, ex enviado especial de las Naciones Unidas y de la Liga Árabe. Annan señaló: "Las implicaciones de esa situación serían bastante aterradoras.

No podemos permitir que suceda". Lo que pasa en Siria no es una cuestión interna simple; es una situación que interesa a todos y por ello el Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad primordial de actuar para resolverla. Lamentablemente, el Consejo de Seguridad no ha podido adoptar una decisión para solucionar la crisis, debido a las posiciones de China y Rusia, lo que es vergonzoso, en palabras del representante de Francia ante la ONU.

En su defecto, la Asamblea General, actuando en ejercicio de las atribuciones que le otorga la Carta de la ONU, adoptó una resolución impulsada por el Grupo de Países Árabes, el pasado 3 de agosto, por 133 votos contra 12 (Venezuela, Irán, China, Rusia, Cuba, Ecuador, Bolivia, entre otros) y alrededor de 30 abstenciones, mediante la cual condena la violencia del régimen de Al Assad en contra de los civiles; el uso de armas pesadas, en particular los bombardeos indiscriminados con tanques y helicópteros y pide garantías al régimen para que permita el acceso inmediato del personal humanitario en todas las zonas que necesiten asistencia, a la vez que expresa su preocupación por el eventual uso de armas químicas y biológicas contra la población. Era de esperarse que el Consejo de Seguridad y la comunidad internacional se pronunciaran con una sola voz, fuerte y unida, para salvar vidas humanas, como lo exigió el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, pero no ha sido así y la crisis continúa, con la participación de radicales con intereses perversos, que lejos de contribuir a su solución, la agravan.

Estados Unidos, la Unión Europea y otros países, incluidos algunos árabes del golfo, constituyen el grupo de "amigos de Siria" y exigen la salida de Al Assad y un diálogo franco entre las partes, única vía para resolver la crisis y restaurar el orden. Por el contrario, promocionado por Irán, algunas repúblicas ex soviéticas, unos pocos países musulmanes y algunos inadaptados integrantes del ALBA, Venezuela entre ellos, se crea un grupo paralelo de "verdaderos amigos" que rechaza la salida de Al Assad al argumentar que cualquier solución distinta significaría una "intervención foránea".

El grupo de "verdaderos amigos" de Al Assad, no de Siria, acusa a Occidente de "intervenir" en Siria, que estaría brindando ayuda al ejército revolucionario sirio; aunque su apoyo militar y económico en favor del régimen sirio es evidente, con la presencia de guardias de la revolución iraní, detenidos por los rebeldes sirios en días pasados y el envío de combustible por parte de Venezuela, en violación de las resoluciones internacionales.

Estamos ante un conflicto grave que exige una reflexión seria y responsable. Mientras la mayoría se expresa en favor de la paz y del respeto de los derechos humanos, el régimen bolivariano se une otra vez al grupo de países que desprecia los principios en nombre de "postulados revolucionarios" que no son más que argumentos para el disfrute permanente del poder. El régimen chavista apoya la dictadura de Siria sin importarle los derechos del pueblo. Una vez más recurre a frases prefabricadas del siglo pasado que vinculan las acciones en favor de la paz, a la supuesta "invasión de un país soberano". Lo cierto es que el régimen de Al Assad es absolutamente indefendible.

Su tiempo pasó. Su retiro del poder debe darse cuanto antes, para la transición y la paz.

La política exterior del régimen chavista se aleja de la mayoría. Es simplemente marginal, lo que genera crítica y un mayor aislamiento. Pero, además, esa política arrogante y torpe ha dejado de ser autónoma. Elaborada vergonzosamente en La Habana, no responde más a los intereses nacionales. Los principios que han sostenido la diplomacia venezolana por décadas, compartidos por la comunidad internacional, son pisoteados por un régimen decadente que afortunadamente finalizará el próximo 7 de octubre.

domingo, junio 24, 2012

"La victoria de Henrique Capriles es posible aunque no inevitable"


CARLOS BLANCO , WWW.TIEMPODEPALABRA.COM |  EL UNIVERSAL
domingo 24 de junio de 2012  12:00 AM

¿Y si no quieren?

Como ustedes saben hay un sector del régimen emperrado en no entregar el poder a como dé lugar. Está constituido por aquellos que siguen el consejo del venerable Fidel, según el cual las revoluciones solo hacen elecciones que ganen, como en su momento se lo manifestó al tarambana D. Ortega en la elección que le ganó Violeta Chamorro. Más adelante, el entonces anciano en ciernes lo repitió en Venezuela.

La lógica es simple: una revolución no puede entregarse al vaivén de las masas, las que son influenciadas por partidos burgueses e imperialistas. El Stalin que todo jefe chavista lleva en el alma determina que sólo hay dos tipos de seres humanos: los míos y los agentes de la CIA, conscientes o no; en consecuencia, ¡cómo se va a poner la revolución en las mentes nubladas y manos horribles del enemigo!

Los métodos para resistir la voluntad popular son variados. En tiempos de Pérez Jiménez cuando la oposición ganó las elecciones en 1952, sencillamente los mandos militares decidieron no reconocer los resultados e instalaron al coronel en la presidencia y se acabó. Pero ahora no se puede hacer eso. Ahora hay que ganar las elecciones o, al menos, parecer que se ganan.

No es real el escenario de un CNE que certifique abiertamente que Henrique Capriles ganó las elecciones y que posteriormente los jefes chavistas se alcen con un grupo de militares y de civiles armados. Si el CNE dice que Chávez perdió le ocurrirá como a Pinochet con el referéndum de 1988, que cuando quiso alzarse era tarde porque ya varios líderes militares sabían que había perdido y así lo expresaron a la prensa antes de reunirse con el Comandante en Jefe chileno.

No existiendo posibilidad real de que el CNE diga una cosa y que Chávez y su grupo pretenda contradecirla, es obvio que la estrategia del régimen está dirigida a impedir que el CNE diga algo diferente a que Chávez ganó. Por lo tanto, la oposición está en la obligación de resolver dos problemas en vez de uno: tener los votos e impedir que por los caminos verdes desaparezcan, no se cuenten o les sean añadidos al caudillo por obra y gracia de la mano virtual.

SOBRE EL RECONOCIMIENTO DEL RESULTADO. Dicho que no es viable alzarse frente a un resultado emitido por el CNE, el Gobierno se ha propuesto que no haya dudas de cuál será. Es oportuno decir que lo que el régimen quiera no es inevitable que ocurra, pero es bueno estar advertido del sentido de su trabajo.

Chávez una y otra vez le reclama la oposición que manifieste su voluntad de acatar el resultado electoral y ésta, remolona, no lo dice con claridad. ¿Por qué? Claro como el agua: lo que se le pide a la oposición es que acepte la victoria del Presidente que eventualmente se produciría en el marco del ventajismo, el Registro Electoral manoseado y fraudulento, las reubicaciones inconsultas de electores e intencionalmente disruptivas, creación de centros electorales con escaso acceso opositor y otras lindezas. En síntesis, el gobierno le dice a la oposición que acepte de antemano el resultado electoral enmarcado en el ventajismo y el fraude. De lo que recuerde este narrador, solo Ramón G. Aveledo ha dicho que si Chávez quiere ese compromiso también él debe comprometerse a que cese el ventajismo abusivo sin precedentes y la manipulación. No hay respuesta oficial.

Si la oposición encabezada por el candidato se planta en la idea de que se reconocerá cualquier resultado siempre y cuando las elecciones sean libres y limpias se podría meter en una apuesta elevada, históricamente majestuosa y definitiva. Sería decir: te reconozco si ganas elecciones limpias, pero no te reconozco si ganas elecciones fraudulentas.

La mayor parte de las encuestas dice que Chávez está por arriba, pero lo sorprendente es que hay un porcentaje de indecisos que puede llegar hasta un tercio de los electores. Sin convertir estos instrumentos en los oráculos que han pretendido ser, hay una realidad y es que la polarización produce bandos opuestos radicales pero también hay electores que por temor, hastío, prudencia o cualquier otra motivación no revela sus preferencias. Allí tendría Capriles amplias posibilidades de capturar un tajo mayoritario de indecisos como para ganar. Es decir, su victoria es posible aunque no inevitable.

EL TEMA ESENCIAL DEL GOBIERNO ES EL CNE. Si Chávez ganara con los votos, en un marco de ventajismo radical aceptado por la oposición, ningún pataleo creíble cabría el 7 de octubre. En otro contexto, si ganara con votos producto del fraude, del ventajismo, del abusivo uso de los recursos del Estado lo cual incluye el aparato comunicacional público, y con las maquinaciones del sistema electoral, la única forma de enfrentar una falsa victoria es mediante la denuncia orgánica desde ya, del escamoteo en marcha. No se trataría, entonces, de denunciar esta o aquella irregularidad -cosa que hacen cada vez más los opositores- sino de denunciar cómo esas irregularidades forman parte de un plan para impedir, ilegalmente, la posible victoria opositora, lo cual le daría autoridad política y moral a Capriles para denunciar todo el proceso y solicitar activo respaldo popular.

Por cierto, en este punto cabe un inciso. La idea de que hay que quedarse quietos porque se van a ganar las elecciones pero que si el 7-O las pillan entonces se llamará al pueblo a la calle, es totalmente irreal. A una sociedad que se le anuncia una victoria segura no se la llama en un día para que se enfrente a un fraude; lo más probable es que no salga, pero si sale a la calle -en esas condiciones de improvisación- los mismos que han robado las elecciones no tendrán remilgos a la hora de reprimir con todo; una dirección responsable no someterá a la sociedad a ese albur.

La otra opción es que Capriles gane y que en el tejemaneje dentro del CNE alguien pretenda que los datos se cambien al estilo del plebiscito de Pérez Jiménez en diciembre de 1957. En ese caso, la oposición ya tendría toda la información, lo mismo que los militares institucionalistas y las fuerzas organizadas, y se podría producir la situación del referéndum constitucional de 2007 cuando el régimen de Chávez fue paralizado por la combinación de la actitud decidida y planificada de los partidos en el CNE, el movimiento estudiantil y los militares, estimulados por quien había sido hasta hace poco su jefe, el general Baduel.

CONCLUSIÓN. La única forma de que la oposición cuaje la posibilidad real de victoria es con una denuncia política del plan del Gobierno, no sólo ni tanto de desconocer un resultado electoral favorable a Capriles, sino de la voluntad oficial de impedir, por la vía del CNE, del RE, de las mesas, de la intimidación de miembros del Plan República, de grupos paramilitares, de las mesas para "espacios chavistas", que se materialice una votación efectiva, mayoritariamente dirigida a Capriles.

Twitter @carlosblancog



TIEMPO DE PALABRA - Opinión - EL UNIVERSAL

martes, junio 19, 2012

Oliver Blanco: Fraude en Proceso


En la historia de la humanidad, los acontecimientos sociales que han permitido el fin de regímenes dictatoriales o autoritarios, van marcados por un proceso de protesta no violenta o denuncia, pero sobre todo de deslegitimación de los personajes e instituciones que encabezan y dirigen dichos regímenes. En la medida que eso no se haga en nuestro país, caeremos en el terreno de un régimen que nos mantiene encerrados en un circulo vicioso en el que estamos chantajeados por la posible matriz de opinión que se genere contra nosotros desde su poderoso aparato de propaganda.

El conjunto de irregularidades repetidas en una empresa pública, privada o en una entidad financiera, conlleva directamente a una sola palabra: fraude. A eso estamos enfrentados y las irregularidades llevan 14 años invadiendonos.

En general, nuestra dirigencia se concentra en legitimar y auspiciar al CNE, igualmente lo presentan como si fuera el único poder independiente, cosa que pone a cualquiera a pensar: Si controlan y manipulan todos los poderes, por qué no completar y mantener la fiesta con el aval del poder electoral?

Pero mucho peor, esta legitimación nos pone en circunstancias muy peligrosas ante la comunidad internacional, que cuando la necesitemos, no sabrá si creer en un gobierno mentiroso o en una oposición titubeante.

Un fraude no es un hecho puntual, es un proceso que comienza a ejecutarse con el ventajismo grosero que representa a Hugo Chávez, que convaleciente,  pudo asistir a inscribirse con una lista de privilegios que no tuvo nuestro candidato. Se evidencia al ver cómo desde tribunales y desde el propio poder electoral, se roban y adjudican tarjetas electorales a la candidatura oficial, se diseñan leyes como la de los circuitos electorales de 2009 o se sustituye la observación internacional por un acompañamiento internacional limitado y muchas veces cómplice. Disponer milicianos a proteger el proceso,  o generar la incómoda situación que resulta poder ejercer el voto desde el exterior es parte también del fraude, aunque para la rectora D´Amelio del CNE la situación de Miami también sea culpa del imperio.

Y es que el fraude final ya está en proceso, y digo final, porque a diferencia de nosotros, el régimen ha entendido muy bien que esta elección es un proceso de ruptura, en la cual o rescatamos Venezuela para rehacer las instituciones o ellos pasan el punto sin retorno y acaban con todo para convertir en permanente el secuestro a nuestro país.  Para aclarar dudas, ellos ni tienen previsto coexistir con nosotros ni nos ven como una fuerza que deba ser especialmente considerada.

Muchas veces los políticos subestiman la inteligencia de nuestros ciudadanos, que pese a todo, han mirado con natural temor los procesos electorales en Venezuela y ya no van a dejar de votar por saberlo, sino mas bien esperan una dirigencia responsable que se identifique con sus dudas y se ponga de su lado, que admita el peligro que corremos y prepare al país para defender la elección no solo en los centros electorales, sino en las calles de ser necesario. Podemos tener el mejor candidato, el más popular y enérgico y todos queremos hacerlo Presidente, pero el régimen se juega su propia supervivencia y esta vez, es capaz de todo.


Oliver Blanco: Fraude en Proceso

Su fraude, mi silencio


El Comando Venezuela conoce la realidad y, hasta ahora, ha escogido eludirla

YON GOICOECHEA |  EL UNIVERSAL
martes 19 de junio de 2012  12:00 AM

Cerca de un millón de venezolanos han sido mudados a otros centros, por lo general, distantes y chavistas. Esta gente no votará, pero quizás alguien vote por ellos. Así como lo lee, pues la empresa encargada de cedulación en Venezuela es cubana y tiene capacidad para otorgar dos o más cédulas a los "promotores" revolucionarios. Gracias a ellos, mi primo maracucho, que ahora vive en Miami, podría aparecer votando en Guasdualito... claro, votando por Chávez.

Hasta las últimas elecciones existían alrededor de 32.000 mesas electorales en el país y la oposición, en su mejor momento, tuvo testigos en 80% de las mismas (Súmate, Esdata y otras ONG lo ubican en torno al 70%). Este año, el CNE ha creado cerca de 9.000 mesas más. Muchas estarán ubicadas en refugios, organismos del Gobierno, zonas rurales apartadas o serán "itinerantes". Aun contando con todos los partidos, cubrir con testigos el 100% es un reto inmenso.

En cuanto al REP, "solo sé que no sé nada". No se audita desde que tenía unos 13 millones y ya vamos por 19 millones de votantes (¿y el censo cuánto dio?) ¡Ah, pero a los ilegalmente nacionalizados, doble inscritos y muertos vivos, los conoce bien el rector Jorge Rodríguez o, mejor, el jefe de campaña, Jorge Rodríguez!

Pero no alcanza el artículo para degustar todos los deliciosos "guisos" que prepara el CNE. Diré, entonces, que el Comando Venezuela conoce la realidad y, hasta ahora, ha escogido eludirla (como el asunto de las nuevas captahuellas). Están cavando su propia tumba al tratar de convencer a los venezolanos y al resto del mundo de que el voto es seguro, so pretexto de no causar abstención. Mis estimados, Capriles está haciendo un gran esfuerzo y su campaña ha mejorado mucho, pero, si no exige condiciones electorales justas, los "Honorables Rectores" lo harán perder. Les juro que si mi país no dependiera de ello me quedaría callado, pero mi democracia también se juega el 7-0. "Cachicamo no trabaja pa'lapa" y, al menos yo, no convalidaré al CNE.

@yongoicoechea


Su fraude, mi silencio - Opinión - EL UNIVERSAL

jueves, junio 07, 2012

ERIC EKVALL, CARTA ABIERTA A UN CONOCIDO ENCUESTAD...

Nos conocimos en el 2006, durante la campaña de Rosales ¿Te acuerdas? Tus encuestas en aquel entonces eran una fuente de información muy valiosa para entender el entorno político-social. Creía conocerte, y valorar tu seriedad, tu empeño en llegar a la verdad de las cosas. 

Por esta razón me dan tanta lastima tus afirmaciones hechas en un programa de televisión este fin de semana pasado, según las cuales la brecha entre Capriles y Chávez está creciendo a causa del supuesto odio que genera la campaña de Capriles. Luego, para rematar, utilizas las mismas descalificaciones .que usa el oficialismo, lamentando el supuesto hecho de que a la oposición le falta “inteligencia” para competir con el oficialismo.

Creía conocerte, como hace mucho tiempo creía conocer a otro sujeto, que hoy funge de Secretario en AD y que hasta hace poco era el delegado de la MUD frente al CNE. Por lo menos él estaba identificado desde hace tiempo, cuando manejaba las bases de datos en su condición de jefe del REP y luego del Saime dentro del CNE, como ficha de Jorge Rodríguez y Francisco Carrasquero. Tú, sin embargo, trabajabas para las que creíamos eran las fuerzas democráticas de este país, y nos aconsejabas en cómo entender el sentir del pueblo y neutralizar la propaganda chavista. En ese entonces pensaba que tú eras una persona seria.

Ahora que te conozco mejor, a través de tus últimos patéticos espectáculos mediáticos, recitando guiones que son tan evidentemente elaborados por los propagandistas del régimen, repitiendo sin rubor ninguno sandeces y pobres lugares comunes sacados de algún texto de sociología para novatos, tratando de figurar como un profesional serio en lugar del vulgar mercenario que resultaste ser, ahora que te conozco, de verdad, lo que siento por ti es lástima. No arrechera, tampoco indignación, como sienten muchos, que ven en ti a otro “vendido” al chavismo, sino lástima.

Se dice que cada quien tiene su precio. Bueno, amigo, el tuyo resultó ser bien barato. Como tantos otros inteligentes profesionales y políticos de este país, hombres y mujeres con un futuro brillante delante de ellos, te vendiste por un puñado de dólares.

Quizás para ti este salto de talanquera no es más que una jugada táctica, una manera de comprar ese apartamento en Miami que tantos venezolanos anhelan. No, señor, es mucho más grave que eso. Esto es un juego, muy, muy peligroso, en el cual te estás metiendo.

Como bien sabes, el gobierno tiene montado un fraude masivo para el 7 de octubre. Una parte clave de ese fraude son los 4 a 5 millones de electores virtuales, o fantasmas, que el gobierno viene inventando e inscribiendo en el REP desde hace diez años. Esos “votantes” “votarán” en los 8 mil centros de votación que han sido creados desde el 2003, donde solo hay una o dos mesas, donde la oposición nunca tiene testigos y que casi nadie sabe dónde cuernos están ubicados. No importa, porque ahí votan principalmente los “fantasmas” y ellos no tienen que desplazarse el día de la elección; ya están listos – en la base de datos que diseñó Félix Arroyo- para votar en masa en las últimas horas de la jornada de votación.

Tú que eres hombre de estadísticas sabes que entre el 2003 y el 2012 la población creció en un 14%, y el REP en un 58% ¿Qué tal? Fácil de ganar elecciones así ¿no es cierto?

Pero no solamente eres un hombre de estadísticas, eres también algo sociólogo, si mal no recuerdo, así que entiendes de psicología de masas. Y sabes muy bien que un fraude electoral del tamaño que se va a perpetrar en octubre – porque, estemos claros, tanto tú como yo sabemos que el chavismo no representa mucho más del 35% de la población – no sólo depende de una eficiente prestidigitación tecnológica.

Sabes bien que para que este fraude sea avalado por los líderes de opinión complacientes y por gran parte de la dirigencia opositora, necesita aparentar cierta verosimilitud. El margen de victoria de 26 puntos de Chávez sobre Rosales en 2006 no resultó convincente para nadie, pero al menos pareció plausible.

Entonces, ¿Cómo hacer que un candidato que ha perdido el apoyo del pueblo luzca como un verdadero ganador el día de las elecciones? Hay que librar una muy inteligente guerra psicológica para hacer creer durante la campaña que ese candidato está subiendo cada día en las encuestas, y que el candidato opositor está perdiendo terreno.

Ahí es donde tú y tus colegas juegan un papel muy importante: hacerle creer a la ciudadanía que un candidato terminantemente desgastado está reviviendo, cogiendo de nuevo fuerzas inusitadas, mientras que el candidato opositor está menguando, perdiendo brillo, y que va derecho a una segura derrota electoral.

Es fácil manipular a la opinión pública ¿No? Yo que he trabajado durante casi 40 años en el campo de la asesoría electoral, conozco los trucos. Para mí – y para muchísimos venezolanos que no tienen mi experiencia, pero sí tienen mucho sentido común y ven más allá de las apariencias — todo lo que tú y algunos de tus colegas están haciendo en este sentido es muy fácil de comprender.

Sabemos por qué el chavismo quiere retrasar las elecciones, y tú también. Necesitan preparar a otro candidato, montarlo y proyectarlo desde su maquinaria propagandística, cubrir el país de afiches y las pantallas de televisión para hacerlo conocer, y eso toma tiempo. 

Mientras tanto, el verdadero trabajo propagandístico lo hacen ustedes, los encuestadores que trabajan para el gobierno, haciéndonos creer que hasta el hombre casi muerto – u otro, más gris, sin carisma- está subiendo como la espuma y que Henrique Capriles está cayendo como un plomo.

Lo que muchos no entienden es por qué Eduardo Fernández, Lewis Pérez, Kiko y algunos de los dizque dirigentes de la oposición también están trabajando también para postergar la fecha de las elecciones. Tenemos nuestras sospechas… un día lo sabremos. Todo termina sabiéndose temprano o tarde, en este país.

El proxenetismo político es un oficio tan antiguo como su variante sexual. Pero qué lástima da ver a gente inteligente, con futuro, meterse en eso. ¿No te has dado cuenta que el dinero es efímero? ¿Fueron tan pobres, tan desolados, tus años de formación ética, académica y profesional que en algún momento tomaste la decisión de que no podías rechazar un puño de billetes sucios y hasta ensangrentados? ¿Nadie te inculcó un mínimo de amor propio, de vergüenza, de valores y principios cuando eras más joven, cuando soñabas, como sueñan todos los jóvenes -y hasta los no tan jóvenes- en un mundo mejor?

La respuesta la tendrás tú. Pero si no despertamos, si no desenmascaramos a tiempo a los que traicionan los más elementales principios de decencia, las consecuencias de esta perfidia tendremos que sufrirlas todos.

Eric Ekvall
@corpstratcom
© porlaconciencia.com